Tumores orales en perros y gatos: Estudio retrospectivo (2007-2017)

Las neoplasias o tumores son crecimientos celulares de naturaleza no inflamatoria que tienen un desarrollo rápido, persistente, incoordinado y desproporcionado. En general, la etiología de los tumores es desconocida, a excepción de la papilomatosis oral (que afecta principalmente a perros jóvenes y está producida por un papovavirus ADN), si bien también existen referencias de relaciones entre determinados tipos de tumores y zonas con alta polución, o animales en contacto con ciertos agentes químicos (antipulgas), o dietas concretas (Fernández et al., 2014).

Los tumores en la cavidad oral representan la cuarta localización más frecuente de neoplasias, siendo más comunes en la especie canina que en la felina (6% frente al 3-5% respectivamente) (Fernández et al., 2016). Su clasificación puede atender a diferentes criterios, pero la más utilizada y la que en general es preferida por los autores los divide en distintos grupos según se originen en tejidos dentarios o no. Así, los tumores orales se clasifican en tumores odontogénicos, tumores no odontogénicos y tumores de origen mixto (Requicha et al., 2015). 

Los tumores de origen no odontogénico son aquellos que surgen a partir de estructuras de la cavidad oral, exceptuando los tejidos dentarios, siendo en su mayoría malignos (Bellows, 2004; Birchard, 1996). Los tumores odontogénicos son aquellos que tienen origen en las estructuras dentarias y se suelen clasificar de acuerdo al origen celular de los mismos: epiteliales, mesodérmicos o mixtos (Chamberlain y Lommet, 2012). En las tablas I y II se resume la clasificación de las neoplasias orales (Requicha et al., 2015).

Identifíquese con sus datos de acceso

Podrá acceder a los contenidos completos de la revista.

Compartir: