Manejo anestésico en cirugía cardíaca con circulación extracorpórea

A día de hoy, la gran mayoría de las patologías cardíacas se tratan médicamente, permitiendo retrasar la evolución de la patología y la aparición del fallo cardíaco congestivo. El fallo cardíaco se caracteriza por la presencia de una enfermedad cardíaca acompañada de un gasto cardíaco insuficiente y una serie de compensaciones mal adaptativas que, a pesar de ayudar a restaurar la presión arterial (mediante la activación del sistema nervioso simpático y del eje renina-angiotensina-aldosterona), dañan al paciente. 

Se ha demostrado que el tratamiento médico puede ser muy efectivo, por ejemplo, en la degeneración de la válvula mitral, donde se consigue un retraso de hasta 15 meses en la presentación de síntomas de fallo cardíaco cuando se compara con animales no tratados (Boswood et al., 2016). Sin embargo, el tratamiento retrasa la muerte del paciente, no la evita.

Gracias a la evolución de la cirugía y anestesia cardíaca, hoy en día se puede ofrecer a los pacientes veterinarios la reparación de la patología primaria, lo cual evita el fallo cardíaco y, en definitiva, la muerte a corto plazo del paciente. 

El presente artículo analiza el manejo anestésico del paciente sometido a cirugía cardíaca usando circulación extracorpórea para la reparación de patologías tales como la degeneración de la válvula mitral, la estenosis de la válvula pulmonar, la insuficiencia congénita de la válvula tricúspide, la resolución de defectos en el septo interatrial o interventricular y la resolución del ventrículo derecho bicameral

Identifíquese con sus datos de acceso

Podrá acceder a los contenidos completos de la revista.

Compartir: