Las mascotas como centinelas de salud pública

Muchas de las enfermedades diagnosticadas con más frecuencia en los animales están causadas por patógenos que también pueden repercutir negativamente en la salud de sus propietarios y en los profesionales veterinarios, y por ello se consideran de importancia para la salud pública. En consecuencia, la Organización Mundial de la Salud acuñó el término One Health, resaltando la relación existente entre algunas enfermedades que afectan a los animales y a las personas (One Health Comission, OIE). En este sentido, los animales de compañía pueden compartir bacterias, virus, parásitos y hongos con las personas, constituyendo en algunos casos un riesgo para sus propietarios al encontrarse en estrecho contacto con ellos. Además, perros y gatos entran frecuentemente en contacto con la fauna silvestre, actuando como “puente” de transmisión de ciertos patógenos al ser humano. Sin embargo, algunas enfermedades pueden detectarse antes en las mascotas que en las personas, lo que justifica el empleo de estos animales como “centinelas” de diversas patologías, permitiendo indicar la presencia de diversas enfermedades de importancia para el ser humano en una zona determinada, bien porque son más susceptibles a las mismas o porque simplemente se encuentran más expuestos a ellas. Esto suele deberse a diferencias en la dosis infectiva, en la gravedad de los signos clínicos y en la respuesta inmunitaria a la infección. Aunque los animales de compañía no son ideales como centinelas “intencionados”, pues suponen un riesgo de transmisión zoonótica o actúan como reservorios del patógeno, son valiosos centinelas “accidentales” al permitir estimar el riesgo de infección por ciertos patógenos presentes en el ambiente.

 

Publicado en la revista veterinaria Consulta de Difusión Veterinaria dirigida a veterinarios clínicos de perros, gatos y exóticos.

 

Identifíquese con sus datos de acceso

Podrá acceder a los contenidos completos de la revista.

Compartir: