Grupos sanguíneos en el perro

Se conocen distintos antígenos sanguíneos desde 1910 en el perro y están descritos desde los años 1940 (Davidow 2013). En 1974, 7 grupos sanguíneos (del 1 al 8 porque el 2 no se emplea) se clasificaron como aloanticuerpos policlonales por un comité internacional (Tocci and Ewing 2009; Ferreira et al., 2011; Blais et al., 2015; Euler et al., 2016; Lee et al., 2017; Odunayo et al., 2017). 

Posteriormente, se descubrieron otros grupos sanguíneos como Dal y Kai 1 y 2, pero no todos han recibido una designación oficial. Además, es difícil determinar cuáles son realmente nuevos porque no todos los reactivos de los grupos sanguíneos descritos anteriormente están disponibles, como el DEA 6 y 8. Algunos antígenos eritrocitarios del perro (DEA, del inglés, dog erythrocyte antigen) no se han caracterizado bien y es imposible determinar si los nuevos antígenos como Kai 1 o 2 están relacionados con los grupos conocidos previamente (Euler et al., 2016).

Como la longevidad de los perros está en aumento, hay más probabilidad de realizar más de una transfusión sanguínea al mismo animal, por lo que la importancia de determinar los grupos sanguíneos y su compatibilidad es mayor (Spada et al., 2016a). Hoy en día, no es extraño encontrar pacientes con historiales de transfusiones que requieren una adicional (Tocci and Ewing, 2009).

El presente trabajo tiene como objetivo revisar los grupos sanguíneos en el perro y aportar consideraciones científicas y clínicamente relevantes sobre los anticuerpos naturales y los donantes de sangre, así como las reacciones transfusionales incompatibles.

Identifíquese con sus datos de acceso

Podrá acceder a los contenidos completos de la revista.

Compartir: