Excisión quirúrgica de un sarcoma en el píloro

​Lola es una perra de nueve años y de raza Müsterländer con una historia de varias semanas de anorexia y vómitos intermitentes, sobre todo asociada a situaciones estresantes, según su propietario. La paciente también había perdido algo de peso en las últimas semanas, pero no mostraba diarrea ni ningún otro síntoma digestivo. En los últimos días, sus vómitos eran en proyectil y solo toleraba alimentos blandos o incluso líquidos. 

En el examen físico no se detectaron anormalidades externas en un paciente delgado pero adecuadamente hidratado. La palpación abdominal fue normal, aunque Lola mostraba signos evidentes de dolor en la palpación del abdomen craneal. El análisis de sangre rutinario no reveló anormalidades relevantes. Las radiografías abdominales obtenidas por el veterinario de referencia revelaron distensión gaseosa gástrica sin más anormalidades detectables.

Identifíquese con sus datos de acceso

Podrá acceder a los contenidos completos de la revista.

Compartir: