El dolor en las mascotas de la teoría a la práctica clínica (I): El dolor agudo y postoperatorio

El dolor agudo (y el dolor postoperatorio) es muy común en las mascotas; sin embargo, a pesar de los avances de las últimas décadas, su reconocimiento y tratamiento siguen siendo un reto para el veterinario en la práctica clínica diaria. 
El dolor agudo, a diferencia del crónico, es una forma de defensa del organismo, una alarma necesaria para evitar la perpetuación de un daño tisular en respuesta a un estímulo dañino. A corto plazo, el dolor agudo puede asimismo generar modificaciones en la transmisión neuronal a nivel periférico y central. 
El dolor (en todas sus formas) causa alteraciones sobre la homeostasia normal y efectos negativos sobre la recuperación clínica de las mascotas.
En el caso del dolor agudo, su tratamiento tiene como objetivos eliminar o minimizar el malestar del animal y facilitar su recuperación (ej. movilización temprana), disminuyendo los efectos sistémicos no deseados de los analgésicos empleados (ej. anorexia).

Identifíquese con sus datos de acceso

Podrá acceder a los contenidos completos de la revista.

Compartir: