Coinfección de Neospora caninum y Leishmania infantum en un perro

La leishmaniosis es una enfermedad infecciosa producida principalmente por el protozoo Leishmania infantum que afecta a la mayor parte de los países de la cuenca mediterránea de forma endémica. La transmisión se produce mediante la picadura de diferentes especies de flebotomos, siendo el perro su principal reservorio (Cavaliero et al., 1999). La característica más importante de la leishmaniosis canina es su extraordinario polimorfismo clínico, pudiendo aparecer lesiones en piel, hígado, intestino, ojos, riñón, hueso o mucosas (Ciaramella et al., 1997; Koutinas et al., 1999).

Neospora caninum es un protozoo intracelular cuyos hospedadores definitivos son el perro y los cánidos salvajes (Dubey y Lindsay, 1996). A nivel sintomático, produce graves trastornos neuromusculares en el perro y abortos en el ganado vacuno (Dubey et al., 2003). La infección se puede transmitir por vía orofecal, a partir de la eliminación de pequeñas cantidades de ooquistes (McAllister et al., 1998), o por vía transplacentaria durante varias generaciones (Dubey y Lindsay, 1989).

Se ha descrito y analizado la existencia de perros coinfectados por N. caninum y L. infantum en diferentes países; sin embargo, no se ha encontrado referencia alguna en España.

Identifíquese con sus datos de acceso

Podrá acceder a los contenidos completos de la revista.

Compartir: