Analgesia y anestesia en aves

Un estudio realizado en pequeños animales ha proporcionado algunos datos sobre la mortalidad perianestésica en aves [1], resultando del 3,94% en loros (N = 27; 95% CI = 1,29-8,95%), aproximadamente 20 veces mayor que la tasa en perros y gatos [1]. La tasa de mortalidad fue más elevada en periquitos, con 16,33% (N = 49; 95%, CI = 7,32-29,66) y menor para la categoría “otros pájaros”, con un 1,76% (N = 284; 95%, CI = 0,57-4,60%). El estudio no aportaba información sobre las especies incluidas en “otros pájaros” ni sobre el estatus de salud del paciente, los protocolos anestésicos o el grado de monitorización y soporte durante el procedimiento.

Ciertamente, existen muchos retos adicionales al anestesiar a aves, por ejemplo, la dificultad a la hora de obtener una muestra de sangre previa, asegurar una vía aérea o una vía intravenosa (IV) en pacientes de muy pequeño tamaño, o la dificultad para monitorizar la presión sanguínea. En cualquier caso, el citado estudio sobre la mortalidad asociada a la anestesia en estos animales sirve de advertencia cuando se escoge el protocolo anestésico y se evalúa la seguridad y la eficacia.

Identifíquese con sus datos de acceso

Podrá acceder a los contenidos completos de la revista.

Compartir: