Alteraciones cutáneas histiocíticas en pequeños animales

Los histiocitos son un subgrupo de linfocitos que se encuentran en los tejidos y que forman parte esencial del sistema inmunitario. Se originan a partir de las células madre pluripotenciales CD34+ bajo la influencia de diferentes citoquinas, pudiendo diferenciarse en la línea monocítica/macrofágica o bien en la línea celular dendrítica (DCs), conformada a su vez por las células dendríticas intersticiales (IDCs) y células de Langerhans (LCs). A su vez, los monocitos circulantes mantienen cierta plasticidad en su desarrollo y, en función de la citoquina o del factor de crecimiento que les afecte, se diferenciarán en células dendríticas intersticiales o bien en macrófagos.

La mayoría de las alteraciones histiocíticas en perros y gatos están provocadas por células dendríticas, siendo el origen macrofágico mucho menos frecuente. Las células de Langerhans se encuentran en la piel y en la mucosa respiratoria, intestinal y del aparato reproductor. Asimismo, las células dendríticas intersticiales se hallan en localizaciones perivasculares de numerosos órganos con la excepción del cerebro, aunque sí están presentes en las meninges y en el plexo coroideo. Las células dendríticas que se localizan en la periferia de los órganos linfoides, como son el bazo y los ganglios linfáticos, se denominan células dendríticas interdigitantes, y pueden ser migratorias, llegando desde otros tejidos por vía linfática, o bien pueden ser células residentes.

Las células dendríticas son parte esencial de la respuesta inmune adaptativa, ya que actúan como potentes células presentadoras de antígeno. Tras salir de la médula ósea, estas células dendríticas migran por vía sanguínea a los distintos tejidos, donde se procesa el antígeno. Una vez procesado, las células migran al paracórtex de los ganglios linfáticos, donde presentan los antígenos a las células T naive (células que no han sido expuestas a toxinas ni a otras sustancias que estimulen la producción de anticuerpos) para iniciar la respuesta inmune humoral.

Al igual que en humanos, las alteraciones histiocíticas cutáneas en perros han sido descritas con detalle; sin embargo, en la especie felina son mucho menos frecuentes. Estas patologías varían desde procesos localizados y de carácter completamente benigno, como es el caso del histiocitoma cutáneo canino, hasta patologías que pueden llegar a ser sistémicas y tener un pronóstico reservado, como puede ser el caso de la histiocitosis sistémica

Identifíquese con sus datos de acceso

Podrá acceder a los contenidos completos de la revista.

Compartir: