Rinotomía ventral para excisión de masa nasofaríngea

Sammy es un perro mestizo de 7 años, con una historia clínica de doce meses de descarga nasal unilateral izquierda, estornudos frecuentes, ruido excesivo y dificultad progresiva para respirar por la nariz. La descarga nasal era intermitente al principio, pero se convirtió en constante en los dos últimos meses, de carácter seroso a mucoide, color claro a pajizo, sin epistaxis. Sammy no respondió a tratamiento con diferentes antibióticos y antiinflamatorios no esteroideos, y su principal problema clínico era la incapacidad de respirar por la nariz, lo cual le forzaba a jadear de manera continua.

En el examen inicial externo no se observó nada anormal aparte de su jadeo y su incapacidad de respirar tras cerrarle la boca. Colocando unas fibras de algodón en los ollares, se confirmó la ausencia de movimiento de aire en ambos lados. El contorno de la trufa y de los huesos nasales y temporales era normal, sin dolor a la palpación. Bajo sedación, el examen de la cavidad oral fue normal, sin cambios en el contorno del paladar duro o blando y una faringe-laringe normales. No se habían obtenido radiografías de la cavidad nasal, pero se estimó que sería más conveniente, para investigar este problema de cavidad nasal, realizar un estudio de tomografía de la cabeza.

Identifíquese con sus datos de acceso

Podrá acceder a los contenidos completos de la revista.

Compartir: