Limpiadores del conducto auditivo en perros

En perros, las otitis externas son una causa frecuente de consulta. Así, Hill y col. (2006) las cifran en un 6,6% de las consultas no debidas a revisiones de salud de tipo preventivo, alcanzado el 15,9% de los perros explorados rutinariamente en una clínica canadiense (Perry y col., 2017).

Tanto las otitis agudas como las crónicas suelen controlarse con terapia tópica, si bien en los procesos crónicos o recurrentes es fundamental instaurar otras medidas frente a los factores desencadenantes del proceso (Nuttall, 2016). En el caso de las otitis crónicas, el tratamiento requiere algo de creatividad, ya que no existe un enfoque común que valga para todas (Mendelsohn, 2009).

A grandes rasgos, en el mercado existen dos tipos de productos tópicos:

• Limpiadores: productos con distinta composición, a base de antisépticos, secantes, disolventes de cerumen, etc., que no exigen receta veterinaria, no estando incluidos como medicamentos veterinarios por la agencia española de medicamentos y productos sanitarios.
• Otológicos: productos sujetos a prescripción al ser considerados medicamentos veterinarios, compuestos usualmente de un antibiótico, un antifúngico y un glucocorticoide.

El presente trabajo se centrará en el uso de los limpiadores, tomando como base la relación de productos comercializados en el mercado.

Identifíquese con sus datos de acceso

Podrá acceder a los contenidos completos de la revista.

Compartir: