Leiomiosarcoma colónico en un perro

Max, un perro macho, entero, de 7 años de edad y de raza Jack Russell terrier, se presentó con una historia de tenesmo fecal de dos años de duración. Su dueño describió ligeras dificultades para defecar, que su veterinario de cabecera atribuyó a la presencia de una masa intrapélvica, diagnosticada por palpación rectal y radiografías pélvicas. Debido a limitaciones económicas, el problema se trató utilizando laxantes para mantener sus heces ligeramente blandas, sin investigar la naturaleza de la masa. Unos meses más tarde, el propietario notó que el tenesmo fecal había desaparecido y que los laxantes no era necesarios, de manera que Max continuó una vida normal hasta que el tenesmo fecal comenzó de nuevo, intermitente al principio y más constante durante los últimos meses. A la vista de los citados síntomas, el veterinario de cabecera remitió el caso para continuar la investigación del problema

Identifíquese con sus datos de acceso

Podrá acceder a los contenidos completos de la revista.

Compartir: