La presión arterial durante la anestesia

Una de las complicaciones más frecuentes durante la anestesia de perros y gatos es la hipotensión, cuyas causas más comunes durante este período incluyen la administración de diversos fármacos con efectos secundarios cardiovasculares, la aparición de hemorragias o la deshidratación no corregida adecuadamente, entre otros. La hipertensión, aunque es mucho menos frecuente, también puede ocurrir durante los procedimientos anestésicos. 

Las alteraciones de la presión arterial durante la anestesia son una causa relevante de morbimortalidad, por lo que deben ser detectadas y corregidas lo antes posible. La única forma de detectar y cuantificar dichas alteraciones es la realización de una correcta monitorización del paciente. Diversas guías clínicas sobre anestesia y monitorización anestésica en perros y gatos de organizaciones internacionales como la American Animal Hospital Association (AAHA), el American College of Veterinary Anesthesia and Analgesia (ACVAA) y la Association of Veterinary Anaesthetists (AVA) recomiendan, entre otros parámetros, la monitorización de la presión arterial durante la anestesia para mejorar la seguridad del paciente durante la misma.

En el presente trabajo se revisarán los métodos de monitorización de la presión arterial en pequeños animales, centrándose en cómo utilizarlos e interpretarlos correctamente, así como una breve revisión del manejo de las principales complicaciones relacionadas.

Identifíquese con sus datos de acceso

Podrá acceder a los contenidos completos de la revista.

Compartir: