Dolor y problemas de comportamiento

El comportamiento y salud del animal están íntimamente relacionados. Está bien establecido que dicha relación es bidireccional, en otras palabras, cualquier patología que altere el funcionamiento de los órganos y sistemas del animal pueden cambiar su comportamiento, y viceversa, muchos problemas de comportamiento pueden tener un impacto sobre la salud del animal. 

Se sabe que existen multitud de patologías que pueden producir o agravar problemas de comportamiento: el hipotiroidismo en el perro (Fatjó et al. 2002; Fatjó et al. 2003), el hipertiroidismo en el gato (Overall 2003), enfermedades infecciosas (ej. rabia, el moquillo) (Overall 2003; De Lahunta and Glass, 2009), cualquier patología que curse con alteraciones sensoriales (ceguera, sordera...) (Overall 2003), etc. Sin embargo, según la experiencia clínica de los autores, las patologías que cursan con dolor son de las que más importancia tienen desde el punto de vista clínico, entre otras cosas, por su frecuencia de presentación. 

En el presente artículo se presenta una revisión bibliográfica sobre el papel que tiene el dolor en las principales alteraciones de conducta (agresividad, miedos y fobias, conductas repetitivas y síndrome de disfunción cognitiva)

Identifíquese con sus datos de acceso

Podrá acceder a los contenidos completos de la revista.

Compartir: